Por una teoría jurídica crítica feminista
Publicado : 2016-07-30

Daniel Quiñonez Oré
Abogado por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Estudios de maestría en Antropología en la Unidad de Post Grado de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. 

¿Es necesaria una perspectiva crítica del Derecho desde un punto de vista feminista? Personalmente creo que sí. Es muy necesaria. No me cabe duda de que la teoría y práctica jurídica también se han erigido sobre columnas que se encuentran infestadas por concepciones machistas y patriarcales. Si no hay convencimiento de la idea antes mencionada, basta dar un vistazo a lo ocurrido hace poco en nuestro país. Una joven mujer es arrastrada, maltratada y golpeada en el lobby de un hotel por su pareja, quien no soportó que ella termine su relación. Un tipo que la consideraba suya, y que por dicho motivo, no tenía el derecho de querer dejarlo.

La historia siguiente es conocida. Un tribunal que le impone una pena suspendida, lo cual supone que el inculpado seguirá libre, caminará y podrá cruzarse sin ningún problema con la mujer a la cual maltrató. Historias como las que hemos podido ver en las noticias en las últimas semanas en diversos medios de comunicación no son la excepción. Muy por el contrario, son la regla general en nuestro país. Y es que, ciertamente, el Perú es un mal país para ser mujer. 

Lo mencionado anteriormente, no son expresiones exageradas ni sensacionalistas. Basta ver las estadísticas que existen para percatarnos del gran problema que existe en nuestro país para las mujeres. Así, al año 2014 el 32,3 % de mujeres a nivel nacional sufrieron alguna vez violencia física por parte del esposo o compañero, el 69.4% de mujeres sufrió alguna vez violencia psicológica o verbal por parte de esposo o compañero. Siguiendo la misma fuente, al 2014 se registraron 1511 casos denunciados de violación sexual en mujeres mayores a 18 años, cifra que contrasta considerablemente con las denuncias interpuestas por varones (60). (Fuente: Instituto Nacional de Estadística e Informática, INEI). 

Hay más. Diversas organizaciones han publicado sucintos estudios, los cuales en base a estadísticas, acreditan las escandalosas cifras que nos muestran una realidad que muchos no quieren ver (http://www.flora.org.pe/pdfs/Feminicidio.pdf, http://www.fihu-diagnostico.org.pe/violencia-contra-la-mujer-en-el-peru/,  http://www2.congreso.gob.pe/sicr/cendocbib/con4_uibd.nsf/4D6FF68892487BCF05257E2E005F78D3/$FILE/INFTEM126-2014-2015.pdf). Si seguimos buscando en la Web, no cabe duda que encontraremos más cifras que nos muestran cómo en nuestro país ser mujer implica un peligro adicional. 

Ante lo señalado, cabe realizar las siguientes preguntas: ¿Cuáles son las causas que sustentan las cifras que encontramos? ¿A qué se debe a que cada 7 de 10 mujeres en nuestro país haya sido víctima de maltrato? Las constantes noticias de abusos y maltratos, las historias que circulan por diversas redes sociales, muestran que vivimos en una sociedad que tolera la idea y práctica consistente en que ser mujer implica una situación de desventaja que resulta perjudicial no solo para las propias mujeres, sino para la sociedad misma. 

Estamos ante una sociedad que ha naturalizado la violencia simbólica contra la mujer, la cual en el imaginario de muchos, es considerada débil, sentimental, digna de protección, entre otros calificativos que se pueden advertir con solo ver televisión, prender la radio o conversar con alguna persona. Al respecto, resulta interesante considerar lo señalado por Bourdieu, quien señala que: 

"A través de un trabajo permanente de formación, de bildung, el mundo social construye el cuerpo a la vez como realidad sexuada y como depositaria de categorías de percepción y de apreciación sexuantes que se aplican al cuerpo mismo en su realidad biológica"(Bourdieu: s/a, 8).

La sociedad peruana ciertamente ha realizado lo que señala Bourdieu. Hemos llegado a extender la "diferencia física" existente entre varón y mujer a categorías simbólicas y culturales, materializando en muchos aspectos que el cliché "sexo débil" se aplica para todos los campos de acción. Para clarificar mejor lo que pretendemos señalar, Bourdieu resulta fundamental:

"El sexismo es un esencialismo: al igual que el racismo, étnico o clasista, busca atribuir diferencias sociales históricamente construidas a una naturaleza biológica que funciona como una esencia de donde se deducen de modo implacable todos los actos de la existencia. De todas las formas de esencialismo es la más difícil de desarraigar. El trabajo que busca transformar en naturaleza un producto arbitrario de la historia encuentra fundamento aparente tanto en las apariencias del cuerpo como en los efectos enteramente reales que ha producido en el cuerpo y en la mente, es decir, en la realidad y en las representaciones de la realidad. El trabajo milenario de socialización de lo biológico y de biologización de lo social, al revertir la relación entre causa y efecto hace aparecer una construcción social naturalizada (los habitus diferentes, fruto de las diversas condiciones producidas socialmente) como la justificación natural de la representación arbitraria de la naturaleza que le dio origen y de la realidad y la representación de ésta" (Bourdieu: s/a, 8). 

¿Cuál debe ser la actitud del Derecho frente a esta innegable realidad? ¿Es importante conocer y reconocer estas relaciones de desigualdad que engloban los temas de género en nuestro país? ¿Resulta necesario proponer una perspectiva crítica feminista en el Derecho? Desde mi punto de vista es necesario que el discurso jurídico se alimente de los avances logrados por la teoría de género. Y esto parte por un principio esencial y simple que muchas veces es olvidado por las taras dogmáticas y positivistas que inundan las mentes de los "juristas". Si nos encontramos ante una realidad social que probadamente es perjudicial para las mujeres, ¿Acaso el Derecho, como mecanismo regulador por antonomasia de la sociedad, no debería tomar acciones al respecto? Los discursos jurídicos que circulan en la academia, las instituciones jurídicas, las normas y regulaciones ¿No deberían también ser analizados desde una perspectiva de género?

Creo importante citar al respecto, las palabras de Alda Facio, quien manifiesta lo siguiente:

"(...)mantengo que una teoría que parta, explícita o implícitamente de que el derecho refleja de manera objetiva la realidad social y biológica de mujeres y hombres, o que no admita que el derecho ha desempeñado un rol importante en el mantenimiento y la reproducción de todas las desigualdades de género y no sólo de las desigualdades jurídicas, no puede considerársele una teoría realmente crítica porque deja por fuera las luchas y los deseos del movimiento más importante de esta época: el movimiento feminista". (Facio: 2007, 05). 

Si bien en nuestro país, el movimiento feminista se encuentra en constante crecimiento, temo que la teoría y práctica jurídica nacional desconocen y, en algunos casos, se muestran reticentes a acoger los postulados de género en el análisis jurídico. Basta ver los debates y comentarios que se generaron con la creación del tipo penal de feminicidio, la regulación del aborto terapéutico y por violación (Sí, dos tipos que en muchos países en Latinoamérica no generan debate alguno.  Imagínense cuando se plantee una consigna a favor del aborto libre), o hasta la discusión que se generó por el fallo judicial en el caso que comentamos al inicio del presente post, en donde las discusiones llevaron a cuestionar el derecho penal simbólico o los fines de la pena. Este último caso resulta peculiar. Si bien pueden existir discrepancias en cuanto a la técnica, el razonamiento judicial o la funcionalidad de las sanciones penales, se desconoce o no se quiere ver y evaluar la existencia de una relación desigual, en donde se cometió un evidente abuso, sustentado en la idea de que la agraviada no podía ni debía terminar una relación con su ex compañero. 

Se le suele cuestionar a los discursos feministas su falta de "tecnicismo" en las propuestas que elaboran o en no respetar los postulados o las limitaciones que existen en el Derecho. Si bien considero que es importante que las consignas planteadas cumplan con un nivel de rigurosidad, muchas de estas críticas engloban una idea de supremacía que no toma en cuenta los importantes avances que, dentro de las ciencias sociales, los estudios de género han logrado realizar. Así como se suele exigir mayor nivel de preparación técnica en las propuestas planteadas, yo agregaría que por parte de los juristas exista, de la misma manera, una preparación rigurosa en los temas de género. 

Uno de los postulados de la construcción de una teoría jurídica crítica es la interdisciplinariedad, lo cual implica que el análisis jurídico dialogue con diversas disciplinas y corrientes. No se puede negar que el feminismo y los estudios de género han aportado mucho en la materia. Creer que el feminismo se agota en meras agitaciones o consignas panfletarias resulta un prejuicio.

Otro de los postulados que animan la realización de una teoría jurídica crítica es el ejercicio del derecho como una forma de acción política, lo cual a todas luces ha sido cumplido por movimientos feministas. Prueba de lo mencionado, es la marcha que se viene convocando para este 13 de agosto en Lima. 

Nos vemos en la marcha. 


BIBLIOGRAFÍA

BOURDIEU, Pierre. "La dominación masculina" en http://www.cholonautas.edu.pe/modulo/upload/LADOMINACIONMASCULINA-BOURDIEU.pdf.

FACIO, Alda. "Hacia otra Teoría Crítica del Derecho" en "El Otro Derecho" N° 36, agosto 2007. Bogotá: Instituto Latinoamericano de Servicios Legales Alternativos. 

INSTITUTO NACIONAL DE ESTADÍSTICA E INFORMÁTICA. "Estadísticas de violencia de género" en https://www.inei.gob.pe/estadisticas/indice-tematico/violencia-de-genero-7921/  





.

 
 
     
  Derecho Crítico es una plataforma de publicaciones diarias para los estudiosos y aliados.

 
 
Comunicados
  • aaa
 
Como Ubicarnos?   Video Semanal   Síguenos
     
Ubicanos: Av. Ramón Herrera #331 - 3er Piso, Cercado de Lima - Perú  
Celular: 999 773289
Telefono: (01)
E-mail: danielquinonezore@gmail.com
 
   
 
 
Inicio Presentación Nosotros Zona Segura Iniciar Correo Contáctenos  
Copyright © Derecho Crítico - Todos los Derechos Reservados Diseño Web: Publinet