El TPP y la circulación de modelos jurídicos en el Perú
Publicado : 2016-08-10

Daniel Quiñonez Oré
Abogado por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Estudios de maestría en Antropología en la Unidad de Post Grado de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. 

Ugo Mattei tiene un ensayo bastante interesante, denominado "A theory of Imperial Law: A Study on U.S. Hegemony and the Latin Resistence". Literalmente, el ensayo elaborado por Mattei, tiene por finalidad:

"(...) desarrollar una teoría del Derecho imperial que sea capaz de explicar los cambios de la pos-guerra en el proceso general de americanización del pensamiento jurídico. Mi tesis (señala Mattei) es que "el Derecho Imperial" es ahora una capa dominante en el sistema jurídico mundial. El Derecho Imperial es producido, en interés del capital internacional, por una variedad de instituciones públicas y privadas (...) el Derecho Imperial subordina disposiciones legales locales en todo el mundo, reproduciendo en escala global, el mismo fenómeno de dualismo legal que durante mucho tiempo ha caracterizado el Derecho en países en desarrollo. La globalización de la economía depredadora es el vehículo, el todo poderoso aliado, y el beneficiario del Derecho Imperial". (Mattei: 2003, 383). 

Mattei es muy claro en su objetivo. Demostrar que existe un "Derecho Imperial", el cual es impuesto por instituciones públicas y privadas, en interés del gran capital, el cual se encuentra expresado en el poder económico de los Estados Unidos y las grandes multinacionales. ¿Cómo se concretiza la imposición del llamado Derecho Imperial? ¿Cuáles son las herramientas que se utilizan a efectos de que se imponga un determinado modelo jurídico de regulación?

La respuesta, también es brindada por Mattei en el ensayo citado. Así, manifiesta lo siguiente:

"En este ensayo  sugiero que una construcción cultural fundamental que genera consentimiento es la retórica de la democracia y Estado de Derecho utilizado por el modelo imperial de gobierno". (Mattei: 2003, 385).

Mattei brinda dos elementos fundamentales para entender como el Derecho Imperial se impone. Democracia y Estado de Derecho, son dos elementos que legitiman la imposición de los dictámenes del Derecho Imperial. Es gracias a estos dos elementos, que se produce lo que él denomina como "saqueo". Las potencias mundiales utilizan la retórica de la democracia y Estado de Derecho para obligar a los países periféricos a adoptar sus imposiciones, las cuales se reflejan en paquetazos normativos, creación de instituciones, entre otros. 

La modalidad de "Saqueo", al cual he aludido, se explica de manera bastante detallada en el libro "Saqueo: Cuando el Estado de Derecho es ilegal", el cual fue traducido hace un par de años en nuestro país. Mattei junto con Laura Nader, detallan como se ha venido realizando el saqueo, y como es que el discurso de la democracia y el Estado de Derecho han sido funcional a este. 

Pier Giussepe Monateri, conocido mayormente en nuestro país por sus contribuciones al Derecho Civil, tiene un ensayo igual de interesante, titulado "The Weak Law: Contaminations and legal cultures (Borrowing of legal and political forms)". En este ensayo, Monateri toma como base la teoría de Allan Watson, "legal transplants" para darle un giro "revolucionario", si cabe el término. Así, Monateri señala lo siguiente:

"Pienso que las críticas convencionales a la autonomía del Derecho señaladas por Watson son erróneas y políticamente ingenuas. La premisa de Watson es que el Derecho es en gran medida autónomo, ya que es producida por una élite de abogados constantemente en busca de legitimación, que está relativamente aislada de las preocupaciones sociales. Desde este punto de vista, su teoría de la autonomía del Derecho puede ser utilizada como una fuerte crítica al gobierno existente, deslegitimada por abogados-élites, especialmente en los países occidentales. La teoría interpreta al Derecho como un conjunto de préstamos perseguidos por las élites aisladas, quienes niegan constantemente este hecho. Presentan teorías muy sofisticadas de interpretación y de genealogías académicas de la evolución que se piensan como estrategias de auto-legitimación. De acuerdo con esta lectura, el Derecho es un campo de batalla de las élites que compiten por proporcionar las doctrinas y normas legales, y las estrategias de gobierno de la sociedad" (Monateri: 2008, 6). 

A efectos de entender el planteamiento de Monateri, es preciso hacer mención a Watson, quien plantea la existencia de préstamos (trasplantes) en la circulación de modelos jurídicos, los cuales son realizados por una élite legal, quien se encarga de "trasplantar" el modelo y proponerlo como un mecanismo de regulación en el lugar de recepción. Para Watson, el trabajo que realizan las élites se realiza al margen del contexto social y político, lo cual es resaltado por Monateri, a efectos de darle un giro radical al planteamiento de Watson. Las élites no actúan al margen del contexto, no son indiferentes a las consecuencias políticas o sociales. Las élites actúan, por el contrario, con total consciencia del trasplante realizado; tiene interés en este, razón por lo cual alude a la existencia de una batalla por el posicionamiento de normas, doctrinas y regulación jurídica. 

Me interesan los planteamientos efectuados por Mattei y Monateri. Ambos plantean la existencia de agentes externos en la circulación de modelos jurídicos. No me interesa analizar, por el momento, los procesos de adaptación del "trasplante" al contexto de recepción, es decir a los procesos de hibridación que indudablemente se producen al momento de adoptar determinada doctrina o norma jurídica al escenario jurídico peruano. Lo que me interesa, para los fines de este post, es cuestionar y plantear cómo se generan o, mejor dicho, como se gestan los procesos de adopción de un modelo jurídico.

Mattei habla de la existencia de un Derecho Imperial. Monateri alude a la existencia de élites legales, quienes son los propulsores de los procesos de adopción de una determinada regulación. Ambos planteamientos son interesantes de analizar, puesto que denotan la existencia de relaciones de poder en el proceso de circulación de los modelos jurídicos. Y es que sería ingenuo pensar que en los procesos de adopción de modelos de regulación jurídica en la geopolítica actual, no estemos ante relaciones en donde el ejercicio de poder se manifieste de manera evidente. 

El Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica, también conocido como TPP por sus siglas en inglés, ha sido aprobado el pasado 04 de febrero por los países que culminaron las negociaciones, entre ellos el Perú. Con este tratado, se busca que nuestro país pueda tener acceso a los mercados de Vietnam, Brunei, Australia, EEUU, entre otros. Se plantea eliminar barreras de acceso al mercado a efectos de que los productos elaborados en nuestro país, puedan ganar espacio en el mercado de los países suscriptores.  A favor del TPP se ha manifestado que es el acuerdo multinacional comercial más importante del mundo y que traería ventajas considerables en nuestro país.

Como es de conocimiento, las negociaciones han sido mantenidas en estricta reserva, conociéndose algunos términos de esta, por intermedio de filtraciones realizadas por los afamados "wikileaks". Las filtraciones realizadas, han puesto en alerta a más de uno, dado que gracias a estas, se visibilizaron algunos problemas: encarecimiento de los productos farmacéuticos, mantenimiento de monopolio y oligopolios en la industria de la salud, protección agresiva de datos en materia de propiedad intelectual, reducción de estándares de regulación ambiental, entre otros. 

El premio nobel de economía, Joseph Stiglitz junto con el economista Adam Hersh, escribieron un artículo en el Diario "La República", en donde señalaron las principales desventajas que golpearían a nuestro país al firmar el acuerdo. Así, los autores señalados, refieren lo siguiente:

"En primer lugar, el TPP perpetuaría las ventajas desiguales de compañías de los países avanzados, elevando la protección de los derechos de propiedad intelectual en formas que aumentan las ganancias de los dueños de la propiedad intelectual, a expensas de todos los demás (...)
En segundo lugar, el TPP reduciría la capacidad de los países miembros (entre ellos el Perú) de aprobar normas legales regulatorias para proteger la salud pública, la seguridad y el ambiente, porque crearía mecanismos de solución de controversias entre inversionistas y Estados, que permitirían a los extranjeros demandar al gobierno cuando consideren que alguna regulación afectará sus ganancias. El arbitraje sería privado y vinculante, incluso si el fallo fuera contrario a las leyes nacionales. Y la empresa podría ser compensada, no solo por sus inversiones ya realizadas, sino por la pérdida de sus beneficios esperados, aun si sus ganancias se generan por la venta de productos que matan personas y aunque no haya habido discriminación alguna en la regulación nacional". (Stiglitz y Hersh: 2015).

Después de señalar las desventajas que se obtendrían con la aplicación de las negociaciones, los autores antes citados, concluyen lo siguiente:

"Sin duda, una mayor integración comercial y de inversión con el mundo promete mucho para el Perú, pero el TPP no es el camino para lograrla. No hay evidencia de que este tipo de protección de los inversionistas y los derechos de propiedad aumentarán la inversión extranjera o traerán más innovación para la economía peruana. Lo que hará será asegurarse de que una mayor parte de los salarios de los trabajadores peruanos terminen en los bolsillos de las corporaciones globales y que el Perú ya no tendrá la potestad de volver a establecer las reglas de manera que sirvan mejor a sus ciudadanos, protegiendo su salud y seguridad, el ambiente y los ricos recursos naturales del país, e incluso aseguren la estabilidad de su economía" (Stiglitz y Hersh: 2015).

Ante las críticas esbozadas, el Estado Peruano ha hecho oídos sordos, a tal punto que el Gobierno remitió al Congreso antes de que se termine el periodo anterior, el texto final del acuerdo suscrito. Ante ello, surgen las siguientes interrogantes ¿Por qué el TPP ha estado revestido de un celoso secretismo durante las etapas de negociación? ¿Por qué no se ha informado a la ciudadanía sobre el contenido y las principales modificaciones que, en nuestra legislación, se realizarían de ser aprobado plenamente el TPP? ¿Cuál y en qué términos ha sido la participación de los representantes del Estado Peruano en las negociaciones que han tenido lugar para la aprobación del Tratado?

Si bien es cierto, aún faltan algunos aspectos formales que se deben cumplir para que el TTP pueda estar plenamente vigente (aprobación de los congresos de los países suscriptores), sorprende la manera como se ha gestado dicho acuerdo. Y a ello es a lo que quiero llegar en el presente post. La manera como se ha venido construyendo un Tratado que, de ser aprobado, implicaría una serie de modificaciones en nuestro ordenamiento legal. Una serie de adaptaciones que deberíamos realizar para cumplir con los términos del Tratado. Algo similar a lo que sucedió con la suscripción del Tratado de Libre Comercio con los EEUU, cuya aprobación implicó la modificación de varios dispositivos legales.

Mattei, señala la manera cómo se ha gestado la circulación de modelos jurídicos a lo largo de los años. Así, manifiesta al respecto:

"Las formas en que el Derecho ha sido históricamente exportado puede ser capturado dentro de una variedad de modelos. Un primer modelo es la directa imposición imperialista/colonial de patrones legales por medio de la fuerza militar, lo cual ha ocurrido durante los tiempos de las conquistas militares (por ejemplo, la imposición del Código de Napoleón en Bélgica; Las reformas de McArthur después de la segunda guerra mundial en Japón, y así sucesivamente). Esta noción de imposición por la fuerza debe ser calificada, teniendo en cuenta la necesidad estructural de la colaboración de personal institucional y de cooperación de actores institucionales para realizar el trabajo.
Un segundo modelo se puede describir como imposición mediante negociación, en el sentido que la aceptación de un modelo legal es parte de un sutil chantaje (blackmail). Ciertos países son persuadidos en cambiar la ley de acuerdo a los estándares occidentales para conseguir acceso al mercado internacional y seguir siendo económicamente viables. La historia ofrece ejemplos de este modelo en China, Japón y Egipto temprano en el último siglo, y hoy en día, esta es la forma más importante en el que el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, la Organización Mundial del Comercio, y la Unión Europea operan a través del antiguo mundo socialista.
Un tercer modelo, construido como plenamente consensual, ha sido presentado como difusión por prestigio, centrándose en un proceso deliberado de admiración institucional que conduce a la recepción del Derecho.  Mi tesis (refiere Mattei) es que el proceso de Americanización en los últimos años, sólo puede ser entendido dentro de una clara percepción de los aparatos ideológicos que están en juego, produciendo una espectacular propaganda que permite que la conciencia jurídica producida circule". (Mattei: 2003, 388-389).

Resumiendo el planteamiento de Mattei, históricamente la circulación de los modelos jurídicos se ha realizado mediante tres métodos: i) La fuerza militar, ii) Negociaciones en relaciones desiguales y iii) admiración motivada por una agresiva publicidad e influencia (aparatos ideológicos de difusión). Las preguntas que se me vienen a la mente después de analizar el planteamiento de Mattei son las siguientes: ¿Las negociaciones para la aprobación del TPP habrán sido realizadas en un clima de paridad e igualdad entre los países negociadores? ¿Existieron presiones de corporaciones y/o multinacionales al momento de fijar los acuerdos, muchos de los cuales otorgan protección a estas instituciones en los rubros de salud e inversión? ¿Por qué la sociedad civil no ha tenido la posibilidad de conocer los términos de los acuerdos y las posibles modificaciones que se realizarían con su respectiva entrada en vigencia?

El presidente de EEUU, Barack Obama, luego de la suscripción del TPP el día 04 de febrero,  señaló lo siguiente: 

"No podemos permitir que países como China escriban las reglas de la economía global. Nosotros debemos escribir esas reglas, abriendo nuevos mercados a los productos estadounidenses, estableciendo altos estándares para la protección de los trabajadores y preservando nuestro medio ambiente".

Lo señalado por Obama revela que el TPP antes de ser un acuerdo comercial, es un acuerdo político, gestado con la finalidad de que la economía china no termine por imponerse en el escenario mundial. Para ello, el TPP ha sido concebido como una estrategia, cuyas consecuencias tendrán que ser soportadas por las ciudadanías globales.

Slavoj Zizek escribió en el año 2014, con ocasión de las revelaciones efectuadas por "Wikileaks" sobre los acuerdos que se estaban gestando en el marco de las negociaciones del Acuerdo sobre el Comercio de Servicios (TISA), un artículo bastante interesante, en donde explicaba cómo el gran capital ha capturado a la política en estos tiempos. En dicho artículo, el referido filósofo señala lo siguiente:

"Las decisiones claves con respecto a nuestra economía son negociadas y ejecutadas en secreto, estableciendo las coordenadas para las reglas no comprometidas con el capital. De esta manera, el espacio para la toma de decisiones de los políticos elegidos democráticamente está severamente limitado y el proceso político se ocupa principalmente de cuestiones hacia las cuales el capital es indiferente".  ( Zizek: 2014).

No me cabe duda de que la aprobación del TPP ha sido realizada por motivaciones políticas y económicas. Para su efectiva realización, el Derecho ha sido funcional. La creación de una norma jurídica (tratado) va a implicar sucintas modificaciones al Derecho interno de cada uno de los países suscriptores. La política y los intereses económicos se encuentran muy presentes en el fenómeno de la circulación de modelos jurídicos y la creación de Derecho. 

En atención a lo mencionado, ¿Se puede seguir pensando en que la construcción y circulación del Derecho es ajeno a motivaciones políticas, ideológicas y económicas? 

La respuesta no puede ser sino negativa. 

BIBLIOGRAFÍA

MATTEI, Ugo. "A theory of Imperial Law: A Study on U.S. Hegemony and the Latin Resistance" en "Indiana Journal of Global Legal Studies", 2003. Disponible en http://www.repository.law.indiana.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=1260&context=ijgls

MONATERI, Pier Giuseppe. "The Weak Law: Contaminations and legal cultures (Borrowing of legal and political forms)", 2008.  Disponible en http://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=1300298

STIGLITZ, Joseph y HERSH, Adam. "No permitan que el TPP encierre al Perú en relaciones comerciales desiguales", 2015. Disponible en http://larepublica.pe/impresa/economia/707007-no-permitan-que-el-tpp-encierre-al-peru-en-relaciones-comerciales-desiguales

ZIZEK, Slavoj. "How capital captured politics" en "The Guardian" 2014. Disponible en https://www.theguardian.com/commentisfree/2014/jul/13/capital-politics-wikileaks-democracy-market-freedom

.

 
 
     
  Derecho Crítico es una plataforma de publicaciones diarias para los estudiosos y aliados.

 
 
Comunicados
  • aaa
 
Como Ubicarnos?   Video Semanal   Síguenos
     
Ubicanos: Av. Ramón Herrera #331 - 3er Piso, Cercado de Lima - Perú  
Celular: 999 773289
Telefono: (01)
E-mail: danielquinonezore@gmail.com
 
   
 
 
Inicio Presentación Nosotros Zona Segura Iniciar Correo Contáctenos  
Copyright © Derecho Crítico - Todos los Derechos Reservados Diseño Web: Publinet