¿El Derecho es una ciencia?
Publicado : 2016-09-23

Alexander Rivera Chavez
Estudiante de la Facultad de Derecho y Ciencia Política de la UNMSM. Miembro del Círculo de Filosofía Analítica de la Facultad de Derecho y Ciencia Política de la UNMSM.

¿El actual estudio del derecho es una ciencia? La pregunta parece haber sido ahogada, aparentemente, por ser una obviedad entre los que viven de ella. La obviedad, no obstante, muchas veces es engañosa. Si echamos un vistazo a otras disciplinas - cuyo estatus de ciencia ha sido largamente refutado - podemos ver que también los psicoanalistas, homeópatas y microeconomistas neoclásicos se autoafirman acríticamente como científicos. De hecho, no es casual que, al igual que en la llamada "ciencia dógmatica jurídica", en todas ellas encontremos el autismo colectivo: las comunidades que las cultivan construyen conceptos en el aire sin prestar atención a la lógica y las ciencias epistemológicamente consolidadas. 

Para evitar entrar en ese autismo, los interesados en el problema deben entender que la pregunta a responder, en realidad, es compuesta: ¿en qué consiste una ciencia y por qué el derecho (su estudio) es/ no es una? La respuesta solo tiene sentido si se responde ambos componentes (con alta carga filosófica) y esto explica, a su vez, el hecho de que los teóricos del derecho que más interesantemente han respondido son los que han prestado atención a la disciplina que estudia la dinámica y estructura científica: la filosofía de la ciencia. 

Con la intención de hacer evidente esta tesis, esbozaré brevemente las respuestas desde Kelsen y Ross (que, de hecho, son las únicas seriamente fundadas aunque insuficientes para nuestro tiempo). El influjo de estos dos pensadores se debe a la atmósfera filósofica de su época: el "boom" de la disciplina epistémica gracias al empirismo lógico del Círculo de Viena.  Para esta concepción (véase Ayer: 1936) , muy resumidamente, lo que es ciencia se define por su analiticidad (matematica y logica) o su verificabilidad (las llamadas ciencias empíricas). Solo tendrían significado (y por tanto relevancia científica) las proposiciones que calcen en estos dos modelos. 

Ahora bien, el caso de Kelsen (1934 y 1960) es complejo pues si bien se fundó en las tésis filósoficas del empirismo lógico, especialmente en la dicotomía analítico-sintético, su neokantismo lo llevará a definir la ciencia del derecho como una ciencia analítica normativa  cuyas bases epístémicas se encuentran en una norma de la lógica trascendental. 

Alf Ross (1958), por su parte, no definirá la ciencia del derecho como una cuestión de verdades a priori, sino de verdades fácticas. Bajo la influencia filosófica del empirismo lógico en Dinamarca, definirá la validez jurídica como un hecho empírico de modo que su estudio debería seguir la metodología de las ciencias empíricas por antonomasia (la física, química y biología).

A modo de resumen podemos decir que el empirismo lógico determinó, en un inicio, la teoría de la cientificidad del derecho en dos flancos: Kelsen en su lado analítico y Ross en su vertiente empírica.

Desde entonces, los llamados juristas han hecho dos cosas: o contentarse con las respuestas de estos dos filósofos del derecho o ignorarlos y creer míticamente la cientificidad jurídica (que puede ser muda o fundada en tesis como las "ciencias del espíritu"). Lógicamente, este momento de ruptura evidente entre la teoría del derecho y la filosofía de la ciencia solo fue dañina para un lado:  esta última no paró de progresar. De hecho,  el proceso de muerte del empirismo lógico solo tuvo un aliento en el derecho: los sofisticados intentos de evitarla por parte de Carnap que, si bien modestamente en Bobbio, Luigi Ferrajoli utilizará explícitamente en su voluminoso Principia Iuris (a saber, la distinción entre el lenguaje científico observacional, teórico y axiomático).

Es casi imposible encontrar intentos basados en el racionalismo crítico de Karl Popper (1934), las tésis historicistas de Thomas Kuhn (1962) o las ideas conciliadoras de Imre Lakatos (1978). A su vez, a raíz de las tesis de estos últimos, especialmente frente  a la necesidad  "setentera" de una concepión de la ciencia que abarque los nuevos descubrimientos y la consolidación de las ciencias sociales, la concepción de la ciencia como relaciones dinámicas de modelos lógicos (veáse Balzer, Moulines y Sneed: 1987) ha sabido posicionarse como la más aceptada. Como era de esperarse, tampoco ha sido tomada en cuenta entre los estudiosos del derecho.

Debido a esto, nos encontramos en un período donde, en el estudio del derecho y utilizando términos de Lakatos, no hay programas de investigación serias que compitan por posicionarse como la más adecuada. Las teorías críticas del derecho tienen toda la razón (y debe seguir cultivándose) cuando desnudan las ideologías que actualmente abruman las pretendidas "ciencias jurídico-dogmáticas". No solo la regulación legal (o el lenguaje objeto) está impregnada de ideología, sino también el lenguaje teórico desborda ideología por todas partes. Tampoco es que la ciencia no posea valores epístémicos, pero la ciencia somete a crítica los mismos (véase Putnam: 2002). La dogmática jurídica, en cambio, solo justifica creencias económicas y políticas.

La discusión está abierta. Si es posible un estudio científico del derecho solo se podrá ver a la luz de los filósofos de la ciencia como lo supieron muy bien Kelsen y Ross. Desde luego, esto no implica la defensa de sus tesis reduccionistas que la filosofía de la ciencia de nuestro tiempo ha sabido enterrar.

REFERENCIAS

Ayer, Alfred.
(1936) Language, Truth and Logic. En español: Lenguaje, verdad y lógica. Eudeba, 1965.

Balzer, Wolfgang, Moulines, C. Ulises, Sneed, Joseph. 
 (1987) An Architectonic for Science. D. Reidel Publishing Company/Springer.

Kelsen, Hans. 
(1934) Reine Rechtslehre. 1 edición. En español: Teoría pura del derecho. Eudeba, 1962.
(1960) Reine Rechtslehre. 2 edición. En español: Teoría pura del derecho.  UNAM, 1979.

Kuhn, Thomas.
(1962) The  Structure of Scientific Revolutions. En español: La estructura de las revoluciones científicas. FCE, 2000.

Lakatos, Imre.
(1978) The Methodology of Scientific Research Programmes. En español: La metodología de los programas de investigación científica. Alianza Editorial, 1983.

Popper, Karl.
(1934) The Logic of Scientific Discovery. En español: La lógica de la investigación ciéntifica. Círculo de lectores, 1995.

Putnam, Hilary.
(2002) The Collapse of the Fact/Value Dichotomy and others essays. En español: El desplome de la dicotomía hecho-valor y otros ensayos. Paidós, 2004.

Ross, Alf.
(1958) On Law and Justice. En español: Sobre el derecho y la justicia. Eudeba, 1963.

.

 
 
     
  Derecho Crítico es una plataforma de publicaciones diarias para los estudiosos y aliados.

 
 
Comunicados
  • aaa
 
Como Ubicarnos?   Video Semanal   Síguenos
     
Ubicanos: Av. Ramón Herrera #331 - 3er Piso, Cercado de Lima - Perú  
Celular: 999 773289
Telefono: (01)
E-mail: danielquinonezore@gmail.com
 
   
 
 
Inicio Presentación Nosotros Zona Segura Iniciar Correo Contáctenos  
Copyright © Derecho Crítico - Todos los Derechos Reservados Diseño Web: Publinet